Una expedición realizada por científicos del Deep-Sea Lebanon Project ha recorrido los cañones submarinos del Líbano. En estas profundidades, nunca antes estudiadas, se han documentado más de 200 especies, algunas de ellas vistas por primera vez en el Mediterráneo.

 

El proyecto surgió a partir de una petición del Ministerio de Medio Ambiente dentro de su estrategia de Áreas Marinas Protegidas y fue desarrollado por diversos socios: Oceana, UICN y UNEP/MAP-RAC/SPA en nombre del Ministerio de Medio Ambiente Libanés, con el apoyo del CNRS-L, GFCM y ACCOBAMS, con fondos de la Fundación MAVA.

Para llegar a estas áreas tan profundas (1.050 metros) se empleó un robot submarino (ROV) y sus hallazgos se usarán para identificar áreas que merezcan ser protegidas y aportar orientación al Gobierno libanés para gestionar estos valiosos ecosistemas.

Estrella de mar suave (Hacelia attenuata). Expedición a las profundidades del Líbano. Octubre 2016. EUO © OCEANA 20161023 Hacelia attenuata
Estrella de mar suave (Hacelia attenuata). Expedición a las profundidades del Líbano. Octubre 2016. EUO © OCEANA 20161023 Hacelia attenuata

Los resultados han impresionado a los científicos: se ha descubierto una gran corona de jardines de coralígeno a 80 metros de profundidad, hermosos corales y diferentes tipos de esponjas. También se ha documentado la presencia de rayas picudas (Dipturus oxyrinchus), una especie nunca vista en el Mar Levantino, y del tollo linterna (Etmopterus pusillus), un pez que se creía que no habitaba en el Mediterráneo.

 

“El compromiso mostrado por el Líbano de estudiar y proteger su vida marina de profundidad es un gran ejemplo para la conservación marina del sureste mediterráneo. El trabajo conjunto del Gobierno libanés, científicos locales y organizaciones internacionales ha supuesto un enorme avance hacia la protección de este medio tan vulnerable. Oceana confía en que otros países continúen por la misma senda”, declara Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana en Europa.