El comercio internacional satisface la elevada demanda mezclando pez espada del Atlántico –que se halla en buen estado– con el del Mediterráneo, cuya situación es grave.